Administrar el capital humano conlleva a la ejecución de una de las tareas más importantes: la capacitación, requerida por las necesidades de los cargos o de la organización.

¡Fórmate! Asumir la capacitación con optimismo

Administrar el capital humano conlleva a la ejecución de una de las tareas más importantes: la capacitación, requerida por las necesidades de los cargos o de la organización.

Aunque la capacitación soporta a los miembros de la organización a desempeñar su trabajo actual, sus beneficios pueden prolongarse a toda su vida laboral y pueden contribuir en el desarrollo de la persona para cumplir futuras responsabilidades.

La capacitación es fundamental en el departamento de Gestión Humana de cualquier organización, por lo tanto debe ser bien administrada ya que directamente esto influye en la eficiencia de las organizaciones debido a que se refleja en todos los esquemas (social, laboral y humano)

El proceso de formación comprende una actualización y aprendizaje curricular dirigidos a desarrollar los conocimientos, habilidades y valores en función de los problemas de la profesión y los modos de actuación para hacer más eficiente el desempeño profesional. Implica brindar conocimientos, que luego permitan a las personas desarrollar su labor y que puedan responder frente los problemas que se le presenten durante su desempeño

¿Cuáles son las repercusiones?

Eleva su nivel de vida: La manera directa de conseguir esto es a través del mejoramiento de sus ingresos, por medio de esto tiene la oportunidad de lograr un mejor puesto de trabajo y aspirar a un mejor salario.

Eleva su productividad: Esto se logra cuando el beneficio es para ambos, empresa y empleado.

La capacitación en la empresa, debe brindarse al empleado en la medida necesaria, haciendo énfasis en los puntos específicos para que pueda desempeñarse eficazmente en su puesto. Formar en todos los niveles constituye una de las mejores inversiones para el capital humano y una de las principales fuentes de bienestar para el personal y la organización.

• Conduce a rentabilidad más alta y a actitudes más positivas.

• Mejora el conocimiento del puesto a todos los niveles.

• Mejora la relación jefes-subordinados.

• Se promueve la comunicación a toda la organización.

• Se agiliza la toma de decisiones y la solución de problemas.

• Promueve el desarrollo con aspiraciones a la promoción.

• Permite que sus empleados sean más competentes